EL RINCÓN DE ELBACE RESTREPO

APETITOS INSACIABLES
 

APETITOS INSACIABLES

 Por ELBACÉ RESTREPO | Publicado el 13 de octubre de 2013
Bolívar, Ant., corregimiento Farallón, finca El Retiro, 1960 y algo.

El hombre que recogía botellas de vidrio dos o tres veces al mes por la vereda llegó a la finca de misiá María no solo cansado y hambriento, sino también a una hora muy impropia, según ella. Eran las diez de la mañana y estaba tarde para el desayuno, pero muy temprano para el almuerzo. La señora, sin embargo, dueña de un corazón más grande que el costal del hombre, lo invitó a pasar y a sentarse en el comedor mientras en la cocina le hacían un “preparito”, como decían por aquellas calendas.

Unos minutos después le llevaron a la mesa una arepa de cayana, carne de cerdo, una generosa tajada de quesito casero y panes recién horneados en el fogón de leña. Al hombre le bailaron los ojos de contento y empezó a dar cuenta del manjar. Poco después llegó la empleada con una taza a rebosar de café con leche batida, espumoso y con un toque de canela que aromatizó la estancia. La arepa, que iba camino a un generoso mordisco, se quedó detenida en el aire antes de llegar a la boca abierta del famélico transeúnte, quien miró la bebida con fastidio y luego, iracundo, se dirigió a misiá María: “¿Y es que ‘usté’ no sabe que a mí no me gusta el café con leche?”. “No, señor”, le respondió ella sin despeinarse, “qué voy a saber, ¡yo acaso vivo con usted…”.

Medellín, Ant., barrio San Javier, 2013.

“Tocaron la puerta de la humilde casa”, pero no se oyó la voz del cartero, sino la de un anciano que pedía comida. “Qué pena molestarla a esta hora, señora, pero en mi casa hay hambre, mucha hambre”. Su ojos anegados de lágrimas a punto de brotar, su afro canoso, su boca sin dientes y las arrugas de su cara marchita, tal vez por las dificultades vividas más que por los años, conmovieron a la señora, que se fue derecho a su nevera. “En mi casa hay hambre, mucha hambre”. La frase la daba vueltas en la cabeza mientras empacaba en una bolsa tamales, chorizos, arepas, huevos y leche. Se sintió agradecida y feliz de poder ofrecer a esa familia una comida decente, tal vez dos, y salió con su paquete. “Mire, señor, aquí tiene comida para hoy y mañana”, le dijo entregándole la bolsa. “Ah, no, qué pena pero en mi casa no comemos nada hecho en la calle”. Y se fue por donde llegó, renegando y dejando a la señora la con la mano estirada, desconcertada y sin palabras, aunque ella después murmuró una frase mucho menos decente que la de misiá María.

La primera historia hace parte de la tradición oral de mi familia, toda vez que la protagonista fue mi abuela paterna, una mujer elegante, tan dulce y delicada como el algodón de azúcar, que nos legó, entre otras, la sana costumbre de ayudar a los demás.

La otra soy yo, que no le llego a los tobillos, aunque trato. Pero con lo que no contamos, ni ella en su época ni yo en la mía, fue con un detalle así de chiquitico: Que la condición humana es inescrutable.

Y que ayer, como hoy, los apetitos de los hombres son insaciables.

Acerca de Publibolivar

me gusta el periodismo, soy integrante de RED ANTIOQUIA y corresponsal de el Periódico El Suroeste, MINUTO30.COM Publiciclismo

Publicado el 13 de octubre de 2013 en Entradas generales. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de Clase. Profesor Luis Carlos Romero Castro

Blog destinado a compartir recursos academicos para optimizar el rendimiento de los cursos que se encuentran a mi cargo.

De campeones y Gregarios

Blog dedicado al ciclismo de grandes gestas e injustas caidas

NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

William Pearse | pinklightsabre

Writing is learning to see in the dark

Cuaderno Inédito

Notes & advice for writers & editors by Julie Schwietert Collazo.

mashed radish

everyday etymology

A %d blogueros les gusta esto: