El Rincón de Elbace Restrepo

FIEL A LA FIDELIDAD

FIEL A LA FIDELIDAD

Por ELBACÉ RESTREPO | Publicado el 2 de junio de 2013

La pregunta me cayó como un rayo en la cabeza: “¿Qué opina usted de la infidelidad consentida?”.

“¿Con queeé?”. “Consentida”, repitieron. Cuando me repuse del corrientazo que me atravesó desde el pelo hasta el dedo chiquito del pie, no atiné más que a responder con otra pregunta: “Ahh, ¿y es que eso existe?”. Y me dieron una cátedra que, de transcribirla, quedaría de un volumen más grande que El quijote, y que palabras más, palabras menos, resultó ser la opción, supuestamente ideal, para quienes no tienen una buena sexualidad con su pareja.

El discurso de justificación suena igual al intercambio de parejas en la “cultura” swinger y, como en ella, están restringidas las implicaciones emocionales. Lo que no me explicaron es cómo garantizar que apliquen las restricciones para que el corazón no se vaya tras ese tercero en el que sólo buscan placer y nada más.

¿Infidelidad? Ni consentida ni prohibida. Me declaro fiel a la fidelidad, si se me permite la redundancia.

Aunque cada rato se pretende validar algo que hasta hace poco nos parecía inaceptable, me niego a admitir que la infidelidad, de tanto presentarse cotidianamente, sea un hábito que hay que avalar bajo el pomposo nombre de “infidelidad consentida”. ¿Resignación? ¿Permiso para engañar? Con autorización o sin ella, estoy convencida de que unos cachos, puestos o recibidos, pesan bastante en el inventario de una relación sana y estable.

¿Por qué no hablar de fidelidad con sentido? Porque la incapacidad del ser humano para controlar sus más bajos instintos quiere recubrirse con el consentimiento del otro. Y me pregunto yo para qué, además de sortear la monotonía en la que se sienten inmersos, o para coleccionar trofeos que les recuerden que, a pesar de tener un compañero con el que un día decidieron edificar un hogar, aún son capaces de conquistar a otro. Y a otro. Y a muchos otros.

O para validar, tal vez, la incapacidad de amar con compromiso, de ver pasar el tiempo y aceptar que los proyectos de vida de largo aliento no se construyen a punta de maromas de alcoba, porque lo que sí es evidente es que el consentimiento se requiere para tener sexo con otros sin sentimientos de culpa y sin sentir, de paso, que se ha faltado a la lealtad.

Y así podremos estar tranquilos en un triángulo, o en varios, según sea la necesidad de salir de la cruel rutina en la que viven los de la generación de los insaciables. ¿Cuál es el límite, antes de caer en la promiscuidad?

Me temo que por su condición de insatisfechos, el hastío de la nueva cara de los infieles tampoco verá la plenitud.

Y ahora no me vengan con el cuento de que viva y deje vivir o que estoy tan prehistórica como el procurador. Primero hagan el ejercicio con su pareja: Díganle que tiene su consentimiento para ir en busca de un encuentro casual, con posibilidades de que sea permanente si le queda gustando y, mientras sucede la infidelidad consentida, tómese un café, con calma, o si prefiere algo más fuerte, y espere a que llegue el infiel con cara de ponqué a darle las gracias por tanta comprensión.

Es el turno de los librepensadores, los que lo son y los que posan de serlo. ¡Adelante, pues….

Acerca de Publibolivar

me gusta el periodismo, soy integrante de RED ANTIOQUIA y corresponsal de el Periódico El Suroeste, MINUTO30.COM Publiciclismo

Publicado el 2 de junio de 2013 en Entradas generales. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de Clase. Profesor Luis Carlos Romero Castro

Blog destinado a compartir recursos academicos para optimizar el rendimiento de los cursos que se encuentran a mi cargo.

De campeones y Gregarios

Blog dedicado al ciclismo de grandes gestas e injustas caidas

NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

William Pearse | pinklightsabre

Writing is learning to see in the dark

Cuaderno Inédito

Notes & advice for writers & editors by Julie Schwietert Collazo.

mashed radish

everyday etymology

A %d blogueros les gusta esto: