Lucas: ocho años viviendo en una alcantarilla. ( Segunda Parte )

Imagen Principal

Lucas: ocho años viviendo en una alcantarilla

Por: KIEN&KE

En esa época comenzó su vida como cavernícola. Vivió por seis meses en una cueva en San Agustín y aprendió de los extranjeros a hablar inglés. Luego estuvo en Cauca y Nariño buscando como refugio la naturaleza. Pasados los 30 años decidió conocer la capital. En los pueblos decían que en Bogotá nadie se moría de hambre, que había dinero para todos. Con ese pensamiento tomó un bus.

Conoció el Cartucho y allí se quedó durante varios años con los desahuciados de la sociedad. Entes que vivían por la droga y sentían por la droga. Veía niños sumergidos en el vicio del bóxer, mujeres que vendían su cuerpo varias veces al día a cambio de papeletas de bazuco. Muertos por sobredosis. Se dio cuenta de que estaba cayendo en un limbo y pensó que tenía dos alternativas, o morir o marcharse. Se decidió por la primera.

Lucas asegura que mientras está afuera un pequeño papá Noel cuida su vivienda.

Compró una dosis letal de heroína. Se sentó en un andén de la calle 19 con carrera 4 para preparar el suicidio. Buscó una vena que no estuviera necrosada por el exceso de pinchazos y se inyectó la dosis. La calle se volvió oscura. Cayó en el suelo y empezó a convulsionar. Estuvo en el umbral de la muerte pero encontró la puerta cerrada. Tuvo que regresar.

No sabe cuántos días pasaron desde la fallida muerte. Al abrir los ojos estaba en una cama del Hospital de la Hortúa. Volvió a la vida sin recuerdos. Tuvo amnesia por dos años. El inconsciente lo volvió a llevar al Cartucho.

Una camioneta cruzó en medio de los habitantes de la calle que se corrían para no ser atropellados. Se detuvo frente a uno y por la ventana salió un arma. Estallaron varios disparos. Cayó un hombre envuelto en harapos. Era un muerto más en medio de ese sector donde el hilo entre la vida y la muerte se cruzaba todos los días. Ese cadáver despertó a Darío o Lucas de la amnesia y ese mismo día huyó, no sabía hacia dónde, pero huyó para no volver.

Centenares de personas pasaron por su vida. Tocó la piel de varias mujeres y se drogó y emborrachó con compañeros de la calle, pero nunca había tenido un amigo. El día que abandonó el Cartucho conoció la verdadera amistad en los ojos de un perro tan callejero como él. Lo llamó Lucas. Empezaron a caminar juntos buscando una casa y sin un peso en el bolsillo. Amo y mascota vivieron bajo los puentes, en los parques y parqueaderos, pero el invierno bogotano los espantaba.

Tenían que encontrar un espacio caliente y a Darío se le ocurrió que las alcantarillas eran un buen lugar para la gente que no tiene dinero.

Como un arrendatario en busca de casa, visitó varias alcantarillas hasta encontrar la apropiada. Algunas estaban llenas de ratas, cucarachas o agua. Finalmente encontró la que se acomodaba a sus exigencias: caliente y libre de insectos.

En las canecas halló una base de madera que colocó en el suelo como aislante del agua subterránea. Sobre la base puso un tapete azul y decoró con afiches de viejos conciertos que encontraba abandonados. El perro Lucas lo acompañaba en la decoración del nuevo hogar hasta una mañana en la que un carro lo atropelló y solo se alcanzó a escuchar un gemido y un golpe seco. Perros mueren todos los días y las personas que vieron solo sintieron asco. El conductor se bajó para verificar si el carro tenía alguna abolladura y al percatarse de que así era, maldijo al perro y aceleró. Darío corrió la tapa de la alcantarilla para salir y vio a su mejor amigo inmóvil en el pavimento.

De la mascota heredó el nombre. Renunció a ser Darío Acosta, solo Lucas, sin apellido, sin pasado, sin familia. La pena moral lo encaminó de nuevo a la droga. Volvió a consumir bazuco y a inyectarse heroína. Lo hacía solo. Quería alejarse de la humanidad para no querer a nadie.

Por una grieta de la alcantarilla se filtra un tenue rayo de luz y unas gotas que caen en el tapete azul. Lucas tantea el suelo para buscar un encendedor y prende una vela. Se recuesta en el suelo. No hay posibilidad de estar en pie.

Sobre una varilla de hierro está colocado un papá Noel de plástico vestido de blanco.

–Este es mi santo –dice, y besa al muñeco gordo y bonachón con un oso en la mano.

–Es papá Noel –intervengo.

–No. Es un santo, él es el que me cuida la casa cuando yo no estoy aunque a veces se descacha y lo encuentro nadando.

Cuando inició la construcción de la calle 26, los obreros que no sabían que la alcantarilla era una vivienda levantaban la tapa y botaban las aguas negras adentro. Cuando llegaba Lucas, encontraba el mobiliario nadando junto a papá Noel.

No podía alegar. Estaba viviendo ilegalmente bajo el suelo bogotano. La única solución era extender las mantas y tapetes en el andén y esperar a que se secaran. Los vecinos de los locales sintieron compasión al ver al hombre con sus mantas escurriendo agua y desde ese día le dieron comida. Lucas come de lunes a viernes gracias a los restaurantes aledaños. Los fines de semana, días en que la mayoría de los restaurantes están cerrados, se la rebusca en los negocios del centro o distrae el hambre con aperitivos de aguardiente que valen 2.000 pesos.

Caminando por la calle, bebe el trago a sorbos largos. Saluda a los compañeros de calle. Brinda con ellos de lejos. No quiere volver a tener un amigo.

–Mona, ¿usted es feliz?– pregunta.

–Sí, creo.

–Yo sí…Soy lo que soy y mañana no sé si estaré. Vuelve a tomar un sorbo. Brinda por él.

Págin

Acerca de Publibolivar

me gusta el periodismo, soy integrante de RED ANTIOQUIA y corresponsal de el Periódico El Suroeste, MINUTO30.COM Publiciclismo

Publicado el 3 de enero de 2013 en Entradas generales. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de Clase. Profesor Luis Carlos Romero Castro

Blog destinado a compartir recursos academicos para optimizar el rendimiento de los cursos que se encuentran a mi cargo.

De campeones y Gregarios

Blog dedicado al ciclismo de grandes gestas e injustas caidas

NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

William Pearse | pinklightsabre

Writing is learning to see in the dark

Cuaderno Inédito

Notes & advice for writers & editors by Julie Schwietert Collazo.

mashed radish

everyday etymology

A %d blogueros les gusta esto: