Turismo en cicla: un goce al natural por Antioquia y el Oriente

Turismo en cicla: un goce al natural por Antioquia y el Oriente
Además de las rutas en Santa Elena, existen otras en diferentes lugares del Oriente antioqueño como El Peñol, Guatapé y La Ceja.

El cicloturismo propone sensaciones variadas para todas las edades. / Foto: El Colombiano.

El olor del monte que se une al ejercicio físico, los paisajes, el aire fresco y la bicicleta. Sí, las montañas de Antioquia se pueden conocer dando pedal. Y si no se anima solo, o no tiene la cicla, hay quien se la presta.

“Nos gustaron mucho las historias de los lugares que visitamos. ¡Qué ricos los bocadillos y las frutas tropicales del refrigerio”! Así relatan su experiencia de cicloturismo Lindsay y Mathew, viajeros canadienses, que descubrieron las bellezas del Parque Arví, en Santa Elena, gracias al programa de Barranquero Cicloturismo.

Como ellos, muchos otros turistas locales e internacionales apuestan hoy por nuevas experiencias al aire libre. “Es el mejor plan turístico que viví en mi viaje a Colombia”, opinó Dann Egger, viajero procedente de Estados Unidos.

A Juan Esteban Ángel se le ocurrió que se podía hacer turismo usando las bicicletas como medio de transporte. Aquí ofrecen recorridos guiados en bicicleta por bellos paisajes naturales. “Nuestro propósito es sensibilizar a las personas en el cuidado de la biodiversidad y el medio ambiente”, precisa Juan Esteban.

El programa, que se puede armar cualquier día de la semana -los domingos son los preferidos- se inicia en la Estación Arví del Metro, incluye bicicleta de montaña gama alta, equipo de seguridad, guianza, refrigerio, seguro de accidentes y álbum digital para el recuerdo.

Desde comienzos de este año, la empresa cuenta con la posibilidad de recoger a los cicloturistas en su hotel o residencia, y tiene servicio de guía bilingüe.

Es importante señalar que el programa está creado para aficionados y expertos, con rutas que se ajustan a las capacidades de las personas, desde principiantes hasta los más entrenados.

Además de las rutas en Santa Elena, tienen otras en diferentes lugares del Oriente antioqueño, y están listos para iniciar recorridos en el Suroeste.

Actualmente hacen Guatapé-El Peñol e incluyen visita también a la piedra del Marial. Otra opción es el anillo vial, en Guatapé, que rodea un brazo del embalse y termina en la Piedra del Peñol (Peñón de Guatapé), “rutas con hermosos paisajes y casas campesinas”, resalta Juan Esteban Ángel.

Tierra de bielas
Con más de 25.000 bicicletas, el 60 por ciento de los 43.000 habitantes del casco urbano del municipio de La Ceja del Tambo utiliza los caballitos de acero como medio de transporte.

“Aquí la bicicleta es un elemento de identidad cultural y aprovechando esta característica, nuestra meta es convertir a La Ceja es una ciudad sostenible”, explicó JorgeEliécerDavidHiguita, gerente de la agencia de viajes Enjoy Tours.

Se trata de una empresa especializada en cicloturismo, una iniciativa que junto con Comfama Turismo y la Alcaldía de La Ceja inició este año rutas turísticas con especial énfasis paisajístico y cultural.

“Nosotros somos los operadores para los planes turísticos en bicicleta que organiza Comfama en La Ceja los fines de semana. Además, tenemos la infraestructura para atender al visitante que, de lunes a domingo, quiera vivir la experiencia”, precisó Jorge Eliécer.

Una de las características de este municipio es que es muy plano y muy bien trazado, lo que facilita la práctica deportiva de personas aficionadas a la cicla.

Enjoy Tours cuenta con una flota nueva de bicicletas que se alquilan desde una hora en adelante ($5.000). Además, ofrece distintos planes desde medio día en adelante, con refrigerios o almuerzos, recorridos culturales y visitas a cultivos de flores. El rango de precio en estos casos va desde los 30.000 hasta los 80.000 pesos.

Caminos de experto
Para Carlos Eduardo Carvajal, creador de Pedaleando Alma y experto en el tema del ciclismo más que como un deporte, como un estilo y filosofía de vida, son muchas las opciones para practicar cicloturismo.

“Es sinónimo de libertad y de independencia. Nos ayuda a redescubrir sensaciones perdidas de nuestro mundo interior, a reencontrar los placeres más intensos, y a conectar y a interpretar nuestro entorno y la realidad de la vida”, precisa este antioqueño que además de recorrer varias veces a Colombia, dirige los ciclopaseos que se realizan los últimos miércoles del mes en Medellín.

Explica cómo en la actualidad existe un gran número de ciclistas de montaña que semana a semana irrumpen en los caminos secundarios cercanos a Medellín en viajes cortos que los llevan a los municipios cercanos.

Muchos de estos nuevos cicloturistas viajan en grupos, algunos otros en solitario, pero ciertamente cada vez son más.

Hay otros que viajan tres, cuatro o más días a otras ciudades, a la Costa, o en circuitos por regiones como el Suroeste, donde caminos, infraestructura hotelera y demás, motivan a pedalear.

Entre las opciones a seguir recomienda ir a Fredonia por la llamada ruta secundaria de La Tolva, bajar al viaducto por Palomos, llegar a Amagá y de allí nuevamente a Medellín.

O subir por Caldas a la Locería, tomar la antigua ruta del tren e ir a Angelópolis. Otra alternativa más cercana es subir a La Catedral en Envigado y por el Valle de la Miel salir a Caldas.

Lo importante es animarse a cambiar la rutina y redescubrir los paisajes que nos rodean.

LORENZO VILLEGAS, comensal y comunicador social

El gobierno de la memoria del paladar

Nos gobierna la memoria del paladar, como dice mi amigo, el antropólogo y amante de la cocina LuisVidales. Por eso cuando me mencionan pueblos cercanos a Medellín, antes de imaginar su parque principal, la iglesia o el sitio turístico común, llega a mi mente el sabor de algún plato que allí degusté o la sazón de un restaurante que visité.

¡Ayyy! que alegría llega al alma de sólo pensarlo. Para el puente festivo tuve varias invitaciones a sitios de Antioquia. Primero fueron mi mamá y mi tía Magnolia quienes me dijeron que fuéramos a hacer un sancocho en leña al corregimiento de Santiago, sí, ese que tiene una boca del túnel de La Quiebra y que depende de Santo Domingo. De allá recuerdo sus trapiches donde le dejan al visitante degustar el guarapo de caña o el famoso subido, hecho con la miel caliente y acompañado con quesito campesino, además de las moliendas y la panela tibia, acabada de sacar de las bateas que puedes traer a Medellín y dar como regalo. Otro amigo me invitó a su finca en La Ceja del Tambo y de inmediato pensé en el chorizo Cantimpalo, español, de León, que pesar, ese ya no sé dónde se consigue, pero lo que sí sé, es de las deliciosas Arepas Ricas, de puro chócolo, hechas por su propietario, luego de pasar las partidas a El Retiro, antes de Don Diego.

Sin embargo hace días no voy por los lados del suroeste antioqueño y me dije, que bueno sería ir a Venecia por unas empanadas del parque, al lado de la iglesia, donde doña Graciela o que tal más allá en Jardín, pedir una trucha cocida, rellena de queso y acompañada de una taza de chocolate como Dios manda, o si no de un chardonnay.

Wilfer mi compañero de trabajo me invitó para su pueblo natal, Urrao, la tierra del fantástico queso urraeño que envidian los suizos.

La verdad ya estoy indeciso, a lo mejor me quedo en Medellín y me voy Sabaneta “donde Estella” y me como con varios amigos una suculenta morcilla con el chorizo de Yaya, al Llanerito en La Pilarica puedo ir a almorzar el domingo mamona, o si la cuestión es de rebusque, en el alto de Los Cuartas, por la vieja carretera a San Pedro que sale de Bello hago uso de los fritos que allí venden, pero ya que recordé a San Pedro de Los Milagros, cómo olvidar la audaz propuesta de unos fríjoles con camarones en La hacienda temática La Manuela o una visita al restaurante El Tambo.

Mis amigos, si algo tengo claro es que hay mucho a donde viajar y disfrutar, pero sobre todo donde comer buenos platos, ya ustedes verán…

Ve se me olvido mencionar los buñuelos de Santuario que nunca se ponen duros. ¡Ay, ay, ay!.

OPINIÓN: NO SE TRATA DE BATIR UN RÉCORD

Álvaro Moreno Hoffmann, profesor
“Viajar en bicicleta es una práctica independiente, que nos relaciona en forma inédita con el medio ambiente, con la gente y con el propio fenómeno interior. Se trata de viajar fuera de la órbita del asfalto, la autopista (…). Se trata de evitar el tráfico automotor, las líneas rectas, las superficies lisas y los paisajes predecibles y contaminados”.

Fuente: El Colombiano.

Acerca de Publibolivar

me gusta el periodismo, soy integrante de RED ANTIOQUIA y corresponsal de el Periódico El Suroeste, MINUTO30.COM Publiciclismo

Publicado el 20 de agosto de 2012 en Entradas generales. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de Clase. Profesor Luis Carlos Romero Castro

Blog destinado a compartir recursos academicos para optimizar el rendimiento de los cursos que se encuentran a mi cargo.

De campeones y Gregarios

Blog dedicado al ciclismo de grandes gestas e injustas caidas

NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

William Pearse | pinklightsabre

Writing is learning to see in the dark

Cuaderno Inédito

Notes & advice for writers & editors by Julie Schwietert Collazo.

mashed radish

everyday etymology

A %d blogueros les gusta esto: